¿Quién soy yo?

Pues sí… Soy Marta. Mi apellido no era lo suficientemente artístico, así que el resto se quedó en Magenta. Soy reserva del 93. Miope, daliniana y filósofa por las noches (sobre todo si cae en viernes).

Desde que tengo uso de razón me recuerdo haciendo cosas creativas. Como cuando estaba aprendiendo a leer en el cole y apuntaba en la agenda todos los minutos (nunca vividos, claro) que me había pasado leyendo. Inventé tantos ratos de lectura apuntados en mi agenda para mi profesora que, evidentemente, al final me pillaron, porque aquello no había quien se lo creyera… Y bueno, lo que yo te diga, creando historias desde chiquitita. Pero no sé… yo creo que por entonces empezó todo.

Siempre he tenido la mente muy inquieta así que, pese a que mi padre siempre me invitó a la fotografía, acabé haciendo un Grado en Diseño. Me especialicé en narración visual. Siempre han ido conmigo las historias, las letras. Y ese sigue siendo mi mensaje, una especie de vivencias personales dibujadas para ser compartidas, a pesar de que ha evolucionado mucho con el paso del tiempo, igual que mis ideas. Es como que nunca puedo parar de preguntarme cosas, apuntarlas y pintarlas. Lo que pienso sobre la vida. Lo que amé, lo que dejé de querer. Lo que jodí, lo que me jodieron.

Después de la universidad puse un pié en un estudio de diseño gráfico. Digo un pié porque nunca fueron los dos. Me echaron a la semana porque no era lo mío, y tenían razón. Entonces de la manera más random posible acabé trabajando en el sector textil. Empecé en un estampador tradicional, aprendiendo mil técnicas y tejidos. Me gustó tanto la movida que me quedé. Sigo en ello. Diseñando gráficos y haciendo estampados para diferentes marcas de ropa. Me encanta todo pero sí. Compagino mi trabajo con éste proyecto personal al que acabas de llegar. Así que si existe un puto hilo rojo, no os preocupéis porque os juro que lo tengo yo.

Mi madre siempre me dijo que ella veía mis dibujos en camisetas y en cosas. Siempre miraba lo que pintaba con admiración que hasta me hacía fotos sin darme cuenta. Así que desde el primer momento que me lo dijo hasta hoy, todo se lo de debo a ella. También porque me enseñó los mensajes más importantes y bonitos que me gusta transmitir, pero sobre todo porque siempre me invitaba a lanzarme. Y la verdad es que me encantaba la idea pero nunca arranqué. Ya sabéis que la madres a veces dicen unas cosas… Pero es que no tenía la experiencia… ni el valor. El que tuvo Laura.

Laura es ahora mi mano derecha en todo esto. La tía más valiente que yo he visto en mi vida. La que cogió el teléfono después de una puta pandemia y me dijo que se metía en todo esto hasta el fondo. Hasta el pu-ñe-te-ro fondo. Y tal cual eso que nos hemos tirado de cabeza. Nada de esto sería posible sin ella… y tampoco sin ti, que me lees.

Así que te invito y puede que te obligue un poquito a que te quedes. Porque el mensaje es para ti. Que gracias por llegar hasta aquí. Compartir mi historia no serviría de nada sin que tú estuvieras al otro lado. Porque en lo que uno siente y vive siempre hay mucho de los caminos de los demás. Mucho más de lo que pensamos, y a veces… más de lo que queremos. Total, ¿sabes tú dónde el camino no nos llevará?.

También puedes leer...

¿Quién soy yo?

Pues sí… Soy Marta. Mi apellido no era lo suficientemente artístico, así que el resto se quedó en Magenta. Soy reserva del 93. Miope, daliniana

Leer más»

Barcelona I 675 742 579 I hola@martamagenta.com

Add to cart